JAVIER JARA B.

La condición humana (natural) y caída del hombre hacía necesario la presentación de ofrendas o sacrificios en forma frecuente para que Dios “pasara por alto” los pecados del pueblo.
Sin derramamiento de sangre no hay redención, es “la consigna, el mensaje” que el Pueblo debía comprender. Desde Adán que Dios mostró esta realidad, hasta la ley donde estipulo distintos tipos de sacrificios para que el pueblo fuese perdonado.
Gn 3.21
-         Después del pecado la primera muerte debía ser del hombre (Ro 6.23) pero fue un animal, sombra de la muerte sustitutoria de Cristo
Heb 9.22
-         Salvo excepciones, en el tabernáculo todo se purificaba con sangre (Ex 24.6; 24.8;29.12;29.20;30.10)
-         Cristo derramó su sangre (Mt 26.28) para Remisión o Perdón de pecados.
Lv 17.11
-         La sangre representa la esencia de la vida (Gn 9.4)
-         El derramamiento de la sangre = muerte, y por eso hace expiación
El hombre debía dar su vida, el hombre era el deudor. Pero en su condición espiritual era necesario que la ofrenda o la paga de esa deuda viniese del mismo a quien se le debía, el debía ser quien ofreciera el pago, así lo había prometido, el hombre no podría hacer nada para salvar la horrible condición en la que estaba.
Jesús tomó nuestro lugar (Is 53.4-6; 2 Co 5.21; 1 Pe 2.24) en estos pasajes vemos como el texto es claro en señalarnos la naturaleza sustitutiva o vicaria (uno en lugar de otro) del sacrificio de Cristo. Por su muerte vino la resurrección (1 Co 15.21) y la entrada a la vida eterna.
La expiación sustitutoria (Gn 22.13) mostrada como sombra en el AT (Lv 1.4) se hizo una realidad espiritual en nosotros al Cristo tomar nuestro lugar (Gal 3.13-14), cumpliendo la ley y pagando penalmente la condena por el pecado. Fue entregado por nuestros pecados y resucitado para nuestra justificación (Ro 4.25). Esto es importante ya que es por esta enseñanza que podemos ser declarados justos sin comprometer la justicia y/o santidad de Dios, ya que el sacrificio perfecto fue hecho por el Mesías.
Cristo hizo el sacrificio perfecto para pagar lo que adeudábamos. Ya no es necesario mas sacrificios. Heb 10.11-14 . Se han preguntado ¿Por qué no hay sillas en el tabernáculo? Cristo en la cruz lo anunció. La obra está completa; Jn 19.30. “consumado es”. (Gr. Tetelistai) que quiere decir pagado en su totalidad. La obra redentora estaba hecha en su totalidad y la copa de ira de Dios estaba satisfecha (Mt 26.39)
Para comprender de mejor manera el sacrificio de Jesucristo debemos entender 4 conceptos que nos ayudan a entender como este sacrificio nos pone en una nueva posición espiritual. Como es que ese sacrificio sustitutorio de un cordero sin mancha (Éxodo 12.5) llega a afectar la vida de aquellos que creen en Cristo (Juan 3.16). La fe es la que nos vincula a la obra redentora de Cristo (Efesios 2.8-9; Romanos 1.17)
Estos 4 conceptos importantes son: Propiciación, justificación, redención y perdón.
I – PROPICIACIÓN Y EXPIACIÓN
Propiciación: (gr. Hilasmos) Aplacar la ira y ganar el favor
Expiación: (gr. Kapar) Cubrir. [Se nombra con frecuencia en relación a los sacrificios levíticos].
Los sacrificios del AT de ninguna manera podían aplacar en forma permanente o definitiva la ira de Dios.
La salvación a este dilema está en la cruz, donde el sacrificio fue y es sumamente eficaz (He 9.28; Ro 3.25)
-         Dios mismo proveyó la ofrenda (Juan 1.29)
-         El sacrificio tiene valor infinito (por el valor de Cristo)
-         La ofrenda se ofreció en justicia (el cordero no tenia pecado - Hebreos 4.15)
II – JUSTIFICACIÓN
Acto por el cual Dios declara justo y aceptable ante él al pecador.
La ley muestra la justicia de Dios, y lo que en su justicia requiere de los hombres. Ro 7.12
Una ley quebrantada no puede salvar a nadie, sino que condena inflexiblemente al infractor (1 Timoteo  1.8-11; Romanos 5.20)
Cristo cumplió la ley, por medio de una vida perfecta, agotando la sentencia de la ley por su muerte (Gálatas 3.24-27)
La justicia de Cristo se nos imputa a nosotros por medio de la fe (Ro 3.21-22; 2 Co 5.21; Gal 3.22-26)
¿Como somos justificados?
-         Por gracia (origen) Ro 3.24
-         Por sangre (base) Ro 5.9
-         Por fe (medio) Ro 5.1
En la justificación existe una doble acción sobre el creyente, nuestros pecados son borrados y la justicia de Dios es concedida al creyente
III – REDENCIÓN
Acto de liberar o rescatar a una persona o cosa de una situación gravosa a cambio del pago de un precio.
Nuestra condición es esclavos del pecado (Jn 8.34) o iniquidad (Ti 2.14)
Pablo relata que fuimos comprados (1 Co 6.20), la palabra comprados tiene la imagen del pago que se realizaba para liberar un esclavo.  
¿cual fue el precio para ser redimidos? La sangre de Cristo (1 Pe 1.18-19).
IV – PERDÓN
La muerte de Cristo nos otorgo el perdón o liberación de una obligación (Efesios 1.7). El perdón sólo fue posible por medio de la muerte de Cristo (Colosenses 1.14; Hechos 26.18), ningún otro medio podría habernos dado el perdón de nuestros pecados.
El perdón es solo por medio de la gracia de Dios (Colosenses 2.13). La palabra perdonándoos (gr. charisamenos) se refiere a algo que es dado por gracia. Dios ya no nos culpa por nuestras transgresiones (Miqueas 7.19) los hechos lejos, ese es el perdón divino que hemos recibido de parte de Dios.
CONCLUSIÓN
La muerte de Cristo en la Cruz, nos ha pasado de las tinieblas a su luz admirable. Solo en la muerte de la cruz en que encontramos la realidad de la propiciación, justificación, redención y perdón. No podemos perder de vista que eramos completamente indignos y ajenos a ser objetos del amor de Dios, por que nuestra naturaleza, caída y pecadora nos hacia estar destituido de la gloria de Dios.  Dios dios a su hijo para rescatar lo se había perdido para su gloria. Este debe tener una repercusión profunda en nuestro diario vivir.
1.- Vivir agradecidos diariamente de ser salvos
2.- Jesús se despojo así mismo para servirnos ¿como esta nuestra humildad?
3.- Estamos sirviendo como “se merece” a aquel que nos compró?




Articulos Relacionados